Mecenazgo cultural en Navarra: la trampa perfecta

publicado | argitaratua 22. jul, 2013

Por-qué-llamamos-‘Mecenas’-al-que-patrocina-desinteresadamente-el-artePor PATXI ZUÑIGA.

En plena resaca sanferminera el Gobierno de Navarra ha presentado su anteproyecto de Ley Foral de mecenazgo cultural, que ya publicitan como “la primera norma de este tipo que existe en España y que contempla además los mayores incentivos fiscales de todo el Estado”. Tiempo habrá de estudiar sus vericuetos fiscales para calibrarla en su justa medida, pero una somera lectura ya despierta un par de dudas elementales. A saber:

Si la Administración pública y entidades dependientes (fundaciones, museos, bibliotecas, universidades, etc.) pueden ser beneficiarias de la ley, ¿No se pretenderá liberar a las instituciones de su responsabilidad y asentar la política de brutales recortes culturales? La trayectoria del Gobierno de Navarra ahogando estas infraestructuras comunitarias nos hacen sospechar en esta línea de financiación alternativa como coartada.

Si la Iglesia Católica o la Universidad de Navarra entran en el apartado de posibles beneficiarios, ¿No estaremos subvencionando por la vía de la desgravación, un tipo de cultura sectaria? Aunque en Navarra haya mucho patrimonio por restaurar, esta Iglesia Católica (astuta depredadora de patrimonio a través de las inmatriculaciones) y sus entidades afines pueden colarnos actuaciones puramente proselitistas, como Años Javieranos y demás inventos piadosos, bajo el manto de la cultura.

MECENAS-1Pero más allá de estas dudas más que razonables, hay un apartado que llama sobremanera la atención: el mecenazgo “a determinados productos financieros gestionados por entidades de crédito” que desarrollen proyectos o actividades de índole cultural. A los legos en estas materias, esto nos suena directamente a ayudar a financiar a la banca, la cual no sabemos si a su vez será beneficiada por ayudar a la cultura… Mecenazgo a la banca, ¡Esto sí que es I+D!

No obstante, el punto clave de la Ley foral es que para que un proyecto se convierta en receptor de los beneficios del mecenazgo, primero, ha de estar bendecido por una declaración de “interés social”, expedida según ciertos “procedimientos y criterios” por el Gobierno de Navarra, el cual a su vez “podrá establecer anualmente una relación de actividades y proyectos prioritarios de mecenazgo cultural”.

Esto es, un mecenazgo dirigido y bajo control…gestionado por sus diligentes funcionarios y consejos afines.

Un probable ejemplo de todo lo que señalamos: el Museo de la Universidad de Navarra cuya apertura está prevista para 2014 y que ya tiene comprometido el 35 % de los 25 millones de euros presupuestados a través de generosas donaciones internacionales, a partir de ahora podría acogerse a esta ley del mecenazgo, desgravando las fortunas de estos inopinados mecenas de las artes al tiempo que promocionan la cultura de “valores espirituales” que protege la ley y al Opus Dei como estandarte navarro del arte… en detrimento de las infraestructuras públicas necesarias, como un centro navarro de cultura contemporánea, el anexo del Museo de Navarra tantas veces prometido, etc…

mecenas-capilla-sixtinaTenemos la impresión que el Gobierno de Navarra quiere seguir controlando la cultura, controlando los escasos flujos económicos en época de vacas flacas, de manera coordinada en las tres fuentes posibles; primero, a través de los concursos públicos que sustituyen a los convenios; segundo, a través de la Obra social de la CAIXA-CAN, nombrando un consejo ‘político’ ad hoc; y tercero, a través de esta ley de mecenazgo, imponiendo criterios y dirigiendo las donaciones.

La crisis, han señalado los cínicos neoliberales, se ha convertido en una oportunidad para reinventar la cultura. En Navarra, parece convertirse en la trampa perfecta para mantenerla en el hoyo.

Hasta el 15 de septiembre permanece abierto el proceso de participación ciudadana para mejorar la ley. ¿Qué se merece esta invitación? ¿Alguna sugerencia bienintencionada o una papelera?

Cuando las leyes se hacen a espaldas de los ciudadanos y de los sectores implicados, no hay ‘gobierno abierto’ que lo remedie…

 

 

Anuncio oficial en la web navarra.es

 

Lo mismo, en “gobierno abierto”

 

 

Share

Tags: , , , ,

Sin comentarios | komentariorik gabe.

Deja un comentario | Utzi erantzun bat