Hordago http://hordago.org Constituyentes Navarra Tue, 15 Oct 2013 09:34:36 +0000 es-ES hourly 1 http://wordpress.org/?v=3.5 El tiempo de la asamblea (Carta abierta a los partidarios de la confluencia) http://hordago.org/el-tiempo-de-la-asamblea-carta-abierta-a-los-partidarios-de-la-confluencia/ http://hordago.org/el-tiempo-de-la-asamblea-carta-abierta-a-los-partidarios-de-la-confluencia/#comments Tue, 15 Oct 2013 05:30:49 +0000 Hordago http://hordago.org/?p=4759 Compañera, compañero. A estas alturas de la crisis no te vamos a explicar cómo la crisis golpea tu vida, que el gobierno te ha abandonado a ti y a los tuyos a tu suerte o lo oscuro que ves el final del túnel con este sistema… En estos momentos no te vamos a presentar otro [...]

La entrada El tiempo de la asamblea (Carta abierta a los partidarios de la confluencia) aparece primero en Hordago.

]]>
ASAMBLEA-LOGO COLORCompañera, compañero. A estas alturas de la crisis no te vamos a explicar cómo la crisis golpea tu vida, que el gobierno te ha abandonado a ti y a los tuyos a tu suerte o lo oscuro que ves el final del túnel con este sistema… En estos momentos no te vamos a presentar otro artículo revelador sobre los recortes ni otro manifiesto épico contra la degradación de la democracia, sencillamente te vamos a contar nuestra experiencia, la de la Asamblea por el Cambio Social…

Llevamos casi un año reuniéndonos en Triki Traku, el local de Traperos de Emaús en Rotxapea, gentes de diversas sensibilidades pero partidarias todas de un cambio profundo en Navarra. De todos los colores y banderas, sin exclusión ni reticencias, gentes vinculadas a sindicatos, partidos, movimientos y colectivos sociales, y también ciudadanos y ciudadanas  –de momento, a título particular-; así hemos sido de audaces o de  ingenuos.

Y tras un largo proceso de estudio y contraste, de participación y negociación, no sin dificultades ni tensiones, con paciencia y mano izquierda, hemos descubierto que somos capaces de llegar a un acuerdo en lo que consideramos fundamental y básico para plantear el cambio en Navarra. Una vez superados los recelos –que a menudo enturbian de manera absurda relaciones y perspectivas de colaboración-, hemos hecho posible, a pequeña escala, aquello que muchos reclaman desde hace tiempo. Y no menor ha sido nuestra sorpresa al caer en la cuenta que nuestra coincidencia con otros procesos afines en marcha es muy elevada en lo importante; lo cual nos hace pensar que caminamos en la buena dirección.

Compañero, compañera. Puede que consideres que el fruto obtenido –un documento resumido en 14 ejes de cambio sobre todas las áreas, de la economía a la política, de la ecología a la igualdad (http://www.asambleaporelcambiosocial.org)- puede ser modesto, pero su valor es cualitativamente decisivo, porque dibuja el marco de lo común, el cual nos permite pasar de la mera convivencia a proyectar juntos. Y esto es especialmente valioso, en una tierra como la nuestra, cuya extrema diversidad hemos creído a menudo una maldición, pero que tenemos que empezar a ver de manera inclusiva, transversal y colaborativa, como una fortaleza irrenunciable. Pero no queremos traerte la buena nueva del documento consensuado –abierto todavía a posteriores desarrollos- sino la constatación de que gracias al propio proceso hemos creado un espacio de confluencia, todavía frágil y tentativo, pero real. Y este ha sido el mayor, el mejor logro, un regalo inesperado: el nacimiento de un pequeño comunal social y político, que nos puede permitir abordar los retos movilizadores, imprescindibles para contribuir desde abajo a ese cambio profundo en Navarra.

Compañera, compañero. Esta constatación, esta convicción tangible, nos anima a proponerte lo que hemos llamado ‘plan de acción’, una segunda fase más amplia y pública de extensión y participación de la iniciativa, encaminada a contribuir desde lo social a la construcción de una alternativa por el cambio en Navarra. Creemos que la coyuntura no puede ser más favorable; frente a un gobierno deslegitimado y en caída libre, hay que aprovechar la oportunidad de construirla ahora que disponemos, además de un clima de sinergia social, de la posibilidad de herramientas nuevas como esta asamblea.

Compañero, compañera. A ti que ya colaboras activamente en otros procesos –la Carta social por los derechos de Euskal Herria, la Junta Republicana, Martes al sol o la Cumbre social- o que participas en plataformas sectoriales y colectivos sociales, a ti ciudadana o ciudadano, no vamos a intentar convencerte de que nuestro proyecto es el único posible, ni pretender que sea hegemónico de las expectativas de confluencia o de movilización; no pecaremos de semejante ambición. Solo queremos ofrecértelo para compartirlo y experimentarlo, para potenciar tu propio trabajo en otros ámbitos y también para establecer alianzas que nos pueden beneficiar colectivamente. Pues eso que sabemos desde hace tiempo, esto es, que solo desde la confluencia y la unidad de acción, sostenida en el tiempo, podemos impulsar el cambio de régimen y también de estructuras en Navarra, eso precisamente es el eje central, la verdadera singularidad y la prioridad absoluta de este proyecto.

Compañera, compañero. A ti apelamos ahora, pues justo en estos momentos en los cuales cierta resignación y apatía social nos roen el ánimo, es más necesario que nunca hacer un esfuerzo solidario y generoso para la organización y la coordinación que se traduzca, también, en eso tan anticuado pero necesario como es el compromiso. Desde el grupo promotor se han creado las condiciones de posibilidad, pero a partir de ahora no tendrá sentido sin tu participación activa, sin tu contribución, grande o pequeña, la que esté en tu mano. El tiempo del cambio al que todos aspiramos es, una vez más, el tiempo de la asamblea, de la llamada al común, no sabemos si todavía al comienzo de una rebelión democrática, pero sí a la cotidiana tarea de tejer con ilusión una red de complicidades y situaciones, como lanzadera de un nuevo ciclo de movilizaciones en la calle, en las redes o en el parlamento y, por que no, de otra forma de hacer política.

Nosotras y nosotros, participantes de la Asamblea por el Cambio Social, nos comprometemos a impulsarla en nuestras organizaciones y en la sociedad, y te invitamos a la próxima asamblea general, el sábado 19 de octubre a las 10:00 en Triki Traku. Una silla te está esperando en el círculo y, no te vamos a engañar, también un montón de tareas y decisiones…Pero que nadie nos pueda reprochar los años próximos que no lo intentamos, hasta el último momento, ni que nos pudo la duda, el cálculo o el desánimo.

Porque sabemos que no hay otro camino y nos jugamos el futuro, ven a la asamblea. Y difunde, comparte, agita… ¡Navarra, por el cambio social!

Fátima Andreo (de Dale Vuelta), Fernando Armendáriz (de Banatu), Isabel Artieda (de LAB), Iñaki Arzoz (de 15M), Ainhoa Aznarez (de PSN), Javier Barinaga (de CC.OO.), Ana Barrena (de Aralar), Chema Berro (de CGT), Javier Echeverría (de ATTAC), Fernando Espinosa (de IU), Santos Galdeano (de EHNE), Jesús Garijo (de Ekologistak Martxan), Tere González (de Batzarre), Pilar Hurtado (de Entre Culturas), Santiago Larrañeta (de UGT), Felipe Martín (de PAH), Guillermo Múgica (de Comun. Crist. de Base), Ainara Oyaga (de ISF), Sofía Pérez (de Equo), Paco Roda, Iñigo Rudi (de Solidari), Cecilia Themme (de SOS Racismo), Patxi Urrutia (de Sortu), Patxi Zamora (de Kontuz), y Jabier Zubiri

La entrada El tiempo de la asamblea (Carta abierta a los partidarios de la confluencia) aparece primero en Hordago.

]]>
http://hordago.org/el-tiempo-de-la-asamblea-carta-abierta-a-los-partidarios-de-la-confluencia/feed/ 0
La fórmula Jenofonte o la esclavitud como innovación http://hordago.org/la-formula-jenofonte-o-la-esclavitud-como-innovacion/ http://hordago.org/la-formula-jenofonte-o-la-esclavitud-como-innovacion/#comments Wed, 09 Oct 2013 05:00:31 +0000 Hordago http://hordago.org/?p=4742 Por Dr. A. I. Cibergolem. No hay ningún hombre absolutamente libre. Es esclavo de la riqueza, o de la fortuna, o de las leyes, o bien el pueblo le impide obrar con arreglo a su exclusiva voluntad. Eurípides Para ser libres hay que ser esclavos de la ley. Marco Tulio Cicerón La democracia significa poder ser esclavo de [...]

La entrada La fórmula Jenofonte o la esclavitud como innovación aparece primero en Hordago.

]]>
Por Dr. A. I. Cibergolem.

No hay ningún hombre absolutamente libre. Es esclavo de la riqueza, o de la fortuna, o de las leyes, o bien el pueblo le impide obrar con arreglo a su exclusiva voluntad. Eurípides

Para ser libres hay que ser esclavos de la ley. Marco Tulio Cicerón

La democracia significa poder ser esclavo de cualquiera. Karl Kraus

Andamos en estos tiempos de crisis galopante los estudiosos de la economía y la tecnología preocupados por el tema tan traído y llevado de la innovación, pero parece que no nos hemos apercibo de la gran labor que el gobierno ya está desarrollando discretamente en este campo y especialmente en el ámbito laboral. La clave de la innovación que con un perfil propio hemos de implementar en nuestro país poco tiene que ver con el mantenimiento o incremento de los recursos públicos de I+D+i, como con diseñar y aplicar legislaciones específicas que desarrollen planteamientos audazmente innovadores en las áreas críticas de nuestra economía que pueden estimular un nuevo ciclo productivo realmente competitivo.

Es así que la innovación en un país sin ADN industrial como el nuestro no depende del apoyo a la investigación como de la implantación y aprovechamiento de nuevas fórmulas de empleabilidad que exploten y amplíen al máximo los nuevos nichos laborales disponibles como el ‘precariado’ (Guy Standing). En este sentido, gracias al impulso de la actual reforma laboral (y las nuevas por venir), nuestro gobierno pretende abrir una brecha decisiva en el paro al tiempo que atiende las recomendaciones de la Troika. La línea innovadora del Gobierno consiste básicamente en derogar progresivamente los obsoletos y onerosos derechos laborales, para sustituirlos por una nueva visión de la ‘flexibilidad absoluta’.

¿Cuál es el secreto de este nuevo enfoque? No ha sido un hallazgo de los think thanks del neoliberalismo anglosajón sino de una inteligente recuperación de la sabiduría mediterránea de los griegos; Y no nos referimos a la del apocado gobierno actual de Antonis Samarás sino a sus gloriosos antepasados, los griegos clásicos, padres de la filosofía y creadores del concepto de innovación…la base de lo que llamaremos la ‘fórmula Jenofonte’ en honor a su inventor, el filósofo e historiador de la Anábasis.

Como recoge el investigador candiense de la innovación Benoît Godin en  “Innovation and Conceptual Innovation in Ancient Greece”, Jenofonte (ca. 431 a. C. – 354 a. C.) introdujo el concepto de “innovación” o “kainotomía” (, palabra que se usa aún en el griego contemporáneo con el mismo sentido de “innovación”). En Sobre los ingresos públicos (Πόροι ή περί προσόδων), el último libro que escribió Jenofonte, un breve ensayo económico, trató de encontrar una solución a la maltrecha economía ateniense y en este relata como se dirigió a la ‘asamblea de los 500’ que gobernaba Atenas para proponerles la compra de ‘esclavos públicos’ con el fin de alquilarlos en las minas. La idea consistía en que siendo escaso el número de nuevas minas en la época, por los gastos que ocasionaba abrirlas, si el estado alquilaba los esclavos, los fondos necesarios para hacerlo se reducirían sustancialmente. Esto es, se conseguiría un beneficio abundante, la ciudad sería más fuerte y el pueblo sería más disciplinado. Fue así el precursor de la economía de escala y de los estímulos estatales a la iniciativa privada, todo un adelantado de su época…

He aquí la revolucionaria ‘fórmula Jenofonte’ que podría actualizarse en nuestra época y circunstancias: convertir a los trabajadores actuales en una suerte de ‘esclavos’ en régimen de alquiler para ahorrar drásticamente los gastos de producción y así elevar exponencialmente los beneficios empresariales (con el apoyo del Estado quien dispondría de otra fuente de ingresos) y lo cual devolvería la competitividad a nuestro país, en su lucha desigual con chinos y africanos. Los trabajos temporales, basura, sumergidos, minijobs, etc. serían la avanzadilla de este nuevo trabajo-esclavo voluntario, que obviamente no se significaría por la propiedad del esclavo, sujeto a compra-venta, vejaciones y latigazos, sino por su honesta regulación y transparencia bajo control público.

En la antigüedad clásica ya se practicó una fórmula del esclavitud que encajaría con la figura que se propone: la esclavitud por deuda o apremio individual. Esto es, una esclavitud limitada y aceptada voluntariamente por necesidad económica, como ya prefiguraba genialmente “Stico” (1985), esa estupenda película de Jaime de Armiñán en la que Fernando Fernán-Gómez interpretaba a un catedrático de derecho romano en apuros que se empleaba como ‘esclavo’ voluntario en casa de un discípulo, a cambio de casa y comida… ¿No existe una deuda externa galopante? ¿No son los ciudadanos deudores de cantidades ingentes a no se sabe quién? Por tanto el nicho potencial de posibles esclavos es cada vez mayor. Aumentaría así con cada nueva emisión de deuda pública.

En la actualidad esta fórmula sería interesante para parados de larga duración o mayores de 50 años, jóvenes en busca del primer empleo, emigrantes sin papeles, pendientes de desahucio hipotecario, jubilados en riesgo de exclusión, mujeres, etc. La derogación o suspensión parcial o total de los derechos laborales (no de los derechos políticos; señores, ¡hay que seguir votando!, en esto también somos griegos) a cambio de un salario mínimo de subsistencia sería perfectamente aceptable y legítima para garantizar el bien mayor: la supervivencia. A diferencia de los antiguos, los nuevos podrían votar, esto es así una innovación sobre la esclavitud.. De esta manera prácticas denigradas hasta hora por los sindicatos como el despido libre, las horas extras obligatorias (remuneradas o no), los trabajos por horas, la movilidad laboral, la eliminación de la prestación social por desempleo, etc. tendrían su encaje normativo y legal. No se trata de implantar la vieja esclavitud sino de regularizar el contrato-esclavo, que podría desarrollar diferentes e imaginativas modalidades. ¿No se quisieron legalizar contratos de sesenta horas semanales? ¿Por qué tanta timidez y miramientos? ¿No es conveniente simplificar la legislación laboral? ¿Qué mejor remedio entonces?

Si la esclavitud ilegal de la mano de obra extranjera ya no está disponible, convirtamos a ese ciudadano patrio, desesperado y hambriento, en esclavo. Démosle esperanza a él y a su familia, ofrezcámosle un futuro. La innovación en nuestro país y en las economías del sur de Europa ha de seguir esta ‘fomula Jenofonte’, que ya se practica, con gran éxito, de manera informal y vergonzante en el Tercer Mundo. Si queremos sobrevivir en el fondo de la crisis, hagamos el sacrificio –sin sangre ni lágrimas, solo un poco más de sudor- empezando por nuestro ámbito estratégico, el sector servicios, la hostelería y el turismo. La Costa del sol y Eurovegas pueden convertirse en el laboratorio europeo para el contrato-esclavo.

Algunos malintencionados e ignorantes quizá tengan la tentación de tachar nuestra fórmula de pura sofistería (otro útil invento griego), pero nuestro razonamiento proviene de las más nobles esencias. Si Platón demostró en su diálogo Menón que cualquier esclavo es capaz de raciocinio, ¿no será un trabajador actual capaz de razonar que es mejor la esclavitud a la muerte? ¿No reconocerá en ello una de las innovaciones históricas más importantes para la paz social? La crisis nos ha impuesto la disyuntiva: la esclavitud o la muerte, la recesión, la sublevación, es decir, el caos y el abismo. La esclavitud es la vida y los derechos laborales son el paro, el hambre y la muerte de los trabajadores y de la nación. La opción, opinan el gobierno y los economistas sensatos, es clara e inexorable. La vanguardia (greco-hispana) de la flexibilidad absoluta se llama hoy esclavitud laboral voluntaria y, si bien ha sido sugerida por nuestros amigos los ‘bárbaros germánicos’, hemos de enorgullecernos de que sea una genial (re)invención sureña, que debiera servir de modelo para desarrollar nuestro específico mercado de la innovación; basta con cambiar con determinación algunas leyes –un gasto ínfimo de papel digital en el BOE y un comité de expertos bien dispuesto y engrasado de los cuales siempre hay en abundancia- para levantar a un país derrotado. Después de la reforma laboral se impone la ‘Ley de la esclavitud voluntaria’, la quintaesencia de la austeridad. Es preciso seguir sin vacilaciones ni titubeos keynesianos esta nueva política iniciada por nuestro gobierno y exigir a los sindicatos (cada vez más desnortados) una nueva era de paz social, basada en esta nueva concepción de la esclavitud. Este es el reto: si queremos que nuestra democracia prevalezca, necesitamos re-innovar e invertir en esclavitud voluntaria mediante un gran pacto social…

bIREVAFrente a los científicos díscolos y masones y la revoltosa ‘generación becaria’ del 15-M que agitan el panfleto de la Carta abierta por la ciencia en España para arrancar a nuestro gobierno un mayor porcentaje de los presupuestos para investigación, promovamos una drástica reducción e incluso su eliminación y la alternativa patriótica de una nueva economía del conocimiento basada en una legislación fieramente audaz. Por fin nos hemos librado del carpetovetónico consejo unamuniano “¡Qué inventen ellos!” y gracias al genio de nuestro europeísta gobierno, nos hemos puesto manos a la obra, innovando gracias a un imaginativo salto atrás en el tiempo, al origen mismo de la innovación…

¡La ‘fórmula Jenofonte’ será más rentable que la de Coca-Cola! ¡El futuro será la esclavitud voluntaria o no será!

Dr. A. I. Cibergolem, experto en innovación patafísica del FakeLab

las-dudas-de-espartaco

La entrada La fórmula Jenofonte o la esclavitud como innovación aparece primero en Hordago.

]]>
http://hordago.org/la-formula-jenofonte-o-la-esclavitud-como-innovacion/feed/ 0
El “accidente” y las fronteras http://hordago.org/el-accidente-y-las-fronteras/ http://hordago.org/el-accidente-y-las-fronteras/#comments Mon, 07 Oct 2013 10:29:16 +0000 Hordago http://hordago.org/?p=4737 Por ISIDRO LOPEZ. Un “accidente” en la isla de Lampedusa ha matado a más de 130 migrantes. Ahora vendrán las monsergas del “drama de la inmigración”, como si los barcos por el mero hecho de llevar inmigrantes tuvieran una mayor, e inexplicable, propensión a hundirse y estas muertes no fueran consecuencia directa de una política [...]

La entrada El “accidente” y las fronteras aparece primero en Hordago.

]]>
Por ISIDRO LOPEZ.

lampedusaUn “accidente” en la isla de Lampedusa ha matado a más de 130 migrantes. Ahora vendrán las monsergas del “drama de la inmigración”, como si los barcos por el mero hecho de llevar inmigrantes tuvieran una mayor, e inexplicable, propensión a hundirse y estas muertes no fueran consecuencia directa de una política de inmigración racista y criminal apoyada por la gran mayoría de instituciones políticas que van a “lamentar” esta masacre. Supongo que no exige un gran esfuerzo decir que todos aquellos que han colaborado en que tengamos está política de inmigración y fronteras europea, entre ellos y de forma destacada, nuestros gobiernos de PSOE y PP, son simplemente unos asesinos. Más complicado resulta analizar si en este momento, en el que todos los gatos son un poco pardos, el tipo de imágenes y posiciones políticas que manejamos desde nuestros sectores políticos no redundan, consciente o inconscientemente, en un reforzamiento de la política de fronteras.

Pocas posiciones se libran de este peligro, desde luego lo portan las posiciones “soberanistas”, en la medida en que estas proponen un reforzamiento del espacio del Estado-Nación, ya sea el de los estados-nación existentes, aquí el keynesianismo nacional inspirado en la golden age sueca de Vicenç Navarro es un buen ejemplo. O se trate de nuevos estados nación que pretendan insertarse en el sistema de estados, y aquí entra toda postura independentista que no cuestione el régimen de fronteras, y son, me temo, una abrumadora mayoría de ellas. Y más que un peligro es una realidad la vinculación con esta situación del europeismo mainstream, egoísta, ensimismado y esencialista, incapaz de reconocer la gigantesca deuda de Europa con los habitantes de sus ex-colonias, lo que es tanto como decir la inmensa mayoría de los habitantes, y de los pobres, del mundo.

Las fronteras son perfectamente funcionales a la reproducción del orden capitalista, lo han sido siempre desde el siglo XVI. Lo son porque de ellas garantizan el “desarrollo desigual”, las desigualdades a escala mundial, y sin territorios homogéneamente pobres el capitalismo no podría resolver sus crisis mediante la expansión territorial en busca de tierra y trabajo barato, o importando trabajo barato mediante movimientos migratorios. De aquí que las políticas migratorias, evidentemente, no aspiren a detener las migraciones, cosa que hoy es simplemente imposible, sino a encajonarlas territorial y socialmente tanto en los países de origen como en los de destino para someterlas a su lugar jerárquico. Pero además, los son porque son contenedores políticos, contenedores del conflicto, que impiden que las realidades sociales particulares se articulen en un conflicto de clases transnacional coherente con el dominio transnacional del capital. Por ejemplo, pocos lectores de Frantz Fanon han reparado en que, un momento de Los Condenados de la Tierra, Fanon ve como las luchas de liberación nacional se han quedado a medio camino porque las ex-colonias seguirán siendo materialmente dependientes de la metrópolis y, sin embargo, sus sujetos potencialmente revolucionarios, las masas campesinas sin tierra emigradas a las megápolis, se las tendrán que ver con unas burguesías nacionales que son un simple tapón cuya única función es impedirles llegar hasta los últimos eslabones, confortablemente instalados en la ex metrópoli, en la cadena de dominación que les explota.

De hecho, la crisis española es un efecto, en buena medida, de este régimen de fronteras que no es en realidad más que un régimen de dominio, y de alianzas, de clase que, a través de mecanismos financieros, es capaz de desplazar los costes de la crisis de un territorio a otro. Pensar en cualquier salida que abunde en el reforzamiento de las fronteras, es por un lado, mirando hacia Europa garantía de reproducción del mismo orden político que nos explota por vias financieras y de alejarse de poder redefinir el conflicto en la escala transnacional, que es donde se sitúan los que mandan de verdad, Y, por otro, mirando hacia al Sur, una apuesta por movernos en la jerarquía de territorios, es decir, por poder desplazar a otros los costes de la crisis de la misma manera que los estados centrales de la UE los han desplazado y situado en España y el sur de Europa. En resumen, reforzar las fronteras es facilitar la reproducción capitalista.

¡Ninguna persona es ilegal!

Artículo publicado originalmente en Las armas de Brixton

La entrada El “accidente” y las fronteras aparece primero en Hordago.

]]>
http://hordago.org/el-accidente-y-las-fronteras/feed/ 0
Abierto por derribo: La rebelión de los cuerpos http://hordago.org/abierto-por-derribo-la-rebelion-de-los-cuerpos/ http://hordago.org/abierto-por-derribo-la-rebelion-de-los-cuerpos/#comments Thu, 03 Oct 2013 05:00:14 +0000 Hordago http://hordago.org/?p=4719 Por ALFINALDELAASAMBLEA. Los primeros cuerpos que encuentro en la casa son cuerpos desconocidos; no sé si viven allí o es la primera vez que pisan esto. Hay muchos cuerpos adultos, y tres que aún son niñas. “Ha sido una decisión muy difícil, pero pensamos que es mejor que estemos todos juntos; incluso quizá les pueda [...]

La entrada Abierto por derribo: La rebelión de los cuerpos aparece primero en Hordago.

]]>
Por ALFINALDELAASAMBLEA.

Los primeros cuerpos que encuentro en la casa son cuerpos desconocidos; no sé si viven allí o es la primera vez que pisan esto. Hay muchos cuerpos adultos, y tres que aún son niñas. “Ha sido una decisión muy difícil, pero pensamos que es mejor que estemos todos juntos; incluso quizá les pueda servir la experiencia luego, si tienen que luchar por otros”, me cuenta la madre de una de ellas. Poco a poco, comienzo a distinguir quien es de la familia a la que quieren desahuciar y quien es vecino, activista o periodista.

La convocatoria ha circulado por redes sociales. Quieren derribar la casa de la calle Ofelia Nieto 29 con tres familias dentro. La excusa son seis metros de acera; la realidad es un solar donde poder construir y ganar mucho dinero. Los responsables: el ayuntamiento de Madrid y la empresa Ortiz, una constructora ligada a la corrupta trama Gurtel y patrocinadora de la candidatura de Madrid a los juegos olímpicos. Esa noche dormimos todos en la azotea para tratar de parar el derribo.

A la mañana siguiente, la policía llega con la grúa y hay 100 cuerpos en la azotea, otros 200 cuerpos en la calle, incluso hay cuerpos colgados encima de la puerta del garaje y en el tejado. A traves de unos grandes altavoces, se escucha: “A las barricadas”, “Oh Bella Ciao”, “La marcha imperial de Star Wars” y “No nos moverán”. Los que están en la puerta son arrastrados por la policía, los que están en la acera de enfrente se saltan el cordón policial y vuelven a la puerta. La policía se ve desbordada, y cuando consigue devolverlos a la acera, un hombre mayor les dice: “nosotros os defendimos; cuando ETA os mataba, nos manifestábamos por vosotros, y mira ahora lo que nos hacéis”.

En la casa, la familia está muy nerviosa. Los hombres están paralizados; las mujeres, a veces cantan y gritan, a veces lloran; las niñas no entienden bien porqué unos tipos, a quiénes no conocen, les quieren quitar la casa, y porqué hay otros muchos, a los que nunca habían visto, duermen ahora en ella y la defienden.

La entrada de la policía es inminente. Mientras otros vigilan, algunos nos sentamos y entrelazamos nuestros cuerpos para resistir lo más posible. Sabemos que nos espera tensión y violencia y escenas tristes y quien sabe si comisaría si multas si hospital si calabozo.

Se oye un grito.

“Se van”.

Imposible.

“¡¡Se van!!!”.

Nos asomamos al balcón, y es verdad: todos los policías se están yendo. Los vecinos ocupan la carretera. Nosotros nos abrazamos, y muchos lloran de la emoción. Cantamos como bebés resucitados el “¡Sí, se puede!!”. El abogado intenta mantener la calma. Aún quedan dos semanas, según la orden judicial, en las que pueden derribar en cualquier momento. Pero hace dos minutos parecía que quedaban solo eso: dos minutos. Estábamos muertos y ahora estamos vivos. El cuerpo de una de las niñas vuela en los hombros de otro.

Cuerpos entrelazados

Dos semanas más de plazo tiene el ayuntamiento para derribar la casa, dos semanas en las que hacemos asambleas y cenas, vemos Los Goonies con toda la familia, nos arremolinamos en el salón cuando la madre y el hijo salen en televisión a explicar el caso, desplegamos una gran pancarta desde uno de los edificios más emblemáticos de Madrid, nos arrejuntamos unos contra otros en el suelo de la azotea para darnos un poco de calor y tratar de dormir algo, hacemos de vigías en el balcón y desde lo alto vemos un incendio, vecinos borrachos, muchos policías y decenas de personas que se presentan allí todos los días antes de ir a sus trabajos, recibimos a gentes de Cataluña, ¡incluso de Italia! que vienen unos días a echar una mano, y formamos un gran tetris de cuerpos que la policía no logrará desencajar.

ofelia

La casa de Ofelia Nieto el día que se cumple el plazo de derribo

El día que se cumple el plazo, cortamos la carretera con una batucada y una fiesta. La policía a veces se acerca, tantea, habla con alguno… muy poco más. Dan las doce de la noche y todos nos abrazamos como si empezara un nuevo año, un nuevo curso. Nos despedimos como una pandilla de verano adolescente. Una de las mujeres que iban a desahuciar me dice al oído: “No nos déjeis solos: ya sois de la familia”.

Querían derribar una casa y han construido un gran hogar.

Una chica resume en Twitter estas dos semanas: “Mírate dentro: somos otros”.

Érase una vez una familia subida a una farola

Una semana después, volvemos a la azotea y hablamos de cómo seguir la lucha. Apenas quedan cinco días para la posible elección de Madrid como sede olímpica y el resultado parece irreversible. Sin embargo, ahí estamos, pensando cómo romper el cerco informativo. Tenemos claro que ni el apoyo popular es el que muestran sus manipuladas encuestas, ni Madrid2020 va a traer más que deudas, recortes, especulación, derribos y corrupción. La misma constructora Ortiz, que quería derribar la casa de Ofelia Nieto para forrarse, es una de las patrocinadoras de los juegos.

Decidimos celebrar “los Juegos de la Corrupción” la tarde antes de la elección de la sede, con pruebas como 100 metros sobre, lanzamiento de ladrillos y corrupción sicronizada, así como una marcha que terminamos en el ayuntamiento.

La sorpresa viene cuando llegamos a Sol y uno empieza a escalar una farola con un cartelón en la espalda que dice “Madrid2020 evicts (desahucia) #OfeliaResiste”. Decidimos quedarnos la noche de guardia. Sentimos que allá arriba estaba él, pero no solo: está toda la familia de Ofelia Nieto, está todo ese Madrid que no quiere los juegos. Es un cuerpo subido a una farola que está conectado con muchos otros.

La policía llama a los bomberos para bajarle. Parece el fin de la aventura, pero no desistimos, empezamos a gritarles que ellos también son compañeros, y que se nieguen a hacer un trabajo que no les corresponde. ¡Y se niegan! La policía identifica a esos bomberos y llaman a otros, ¡pero estos también se niegan!

Por la mañana, nos identifican, hacen un cordón policial y llegan más bomberos. El jefe de bomberos y un policía se suben a una escalera para intentar que se baje de la farola, pero él no quiere, y los que terminan bajando son ellos.

Cada vez hay más gente en Sol y mayor difusión en las redes sociales. Se acercan algunos medios de comunicación. Los policías están cada vez más nerviosos. Dos de ellos suben otra vez a la farola y consiguen arrancarle el cartelón.

Activista-farola-contra-Madrid-2020

El chico subido a una farola en Sol con una pancarta de “Madrid2020 desahucia”. Foto: @juanjomanzano.

En una asamblea improvisada, decidimos pedirle al chico de la farola que baje por su propio pie. Lo que pasa despuės es un poco inexplicable: por coger un cartel de cartón, un policía trata de agarrarme, otros tratan de defenderme, y empieza una agresión policial que termina con tres detenidos, dos gafas rotas y varios manifestantes lesionados. Uno de los detenidos es una hombre mayor, ciego de un ojo y con solo un 30% de visión en el otro. Ya en comisaría, les dice a los policías “No sabéis lo que son los sentimientos, no tenéis corazón”. Uno de ellos acaba diciéndole que se calle, que estamos detenidos y no podemos hablar.

En las siete horas que pasamos allí, el trato depende de cada policía: a veces, correcto, a veces, se burlan hasta de nuestras lesiones. “Eso seguro que te lo has hecho escalando, se quita con quimioterapia”, me dice uno mientras señala mi muñeca hinchada por una agresión de sus compañero. A la otra chica detenida la llevan después de un lado a otro con las esposas puestas. Nos imputan desobediencia, resistencia y atentado a la autoridad. Como le dice un policía a otro: “lo de siempre”.

La policía intenta convencer a los que llevan la ambulancia del SAMUR para que no nos lleven al hospital, pero yo les escucho y les digo que tienen que llevarme. Finalmente, dos policías nacionales, que no son antidisturbios, nos acompañan al hospital. Uno de ellos nos pregunta porqué nos han detenido, y luego nos cuenta que él fue antidisturbios tres años porque su padre también lo había sido: “Pero me quité, cada vez que me ordenaban cargar contra los manifestantes, me preguntaba ¿pero, porqué? si ellos tienen razón.” Nos cuenta también que antes iba por Lavapies y otros barrios a pedir los papeles a los inmigrantes, lo que suele llamarse “redadas racistas” aunque los respectivos gobiernos siempre han negado que existan. “Muchas cosas las tenemos que hacer solo para hacer números, los mandos necesitan ciertas estadísticas y así se consiguen rápido”. Después admite que muchas cosas que hace como policía le gustan, “pero muchas otras no, son solo politiqueo”.

Mientras tanto, en Sol, el otro chico baja de la farola y les grita a los policías: “decidles a todos los presentes qué le hacéis a la gente en los desahucios; decidles cómo nos pegáis, con qué brutalidad reprimís”. Y como ninguno le responde, se vuelve a subir. Cuando baja por segunda vez, le detienen y llevan a nuestra misma comisaria.

A todos nos cogen las huellas dactilares, firmamos la liberación y salimos. El que se había reído de mi lesión de muñeca se queda diciéndoles a otros que él sabe de buena tinta que las olimpiadas van para Madrid. Ya fuera, recibimos el alud cariñoso de muchísima gente, incluida la familia de Ofelia Nieto. Al enterarse de que no he comido en todo el día, las dos mujeres de la familia me compran un bocata enorme, como si ahora fueran mis dos madres.

Cuando ya nos vamos todos, alguien mira el móvil y grita: “¡Han eliminado a Madrid!!”. Los que ya estábamos metidos en los coches, salimos corriendo a abrazarnos, cantar y celebrarlo.

Los cuerpos heridos y encerrados se sienten más vivos y libres que nunca.

Todas las armas contra ella

Cuatro días después, hay un nuevo desahucio. Se trata de Amaya, una chica de 30 años, aunque aparenta mucho menos. Sus padres se acaban de morir, ella se quedó sin trabajo y la inmobiliaria la quiere echar de su piso por no haber podido pagar el alquiler durante unos meses. No tiene nada, ni a nadie, pero la inmobiliaria se niega a negociar y el Gobierno prefiere ayudarles a ellos que a Amaya.

Unas diez personas pasamos la noche con ella por si vienen a desahuciar temprano. Tiene el salón lleno de pósters de El Señor de los anillos, y en la cama, muchos peluches. Son las 6 de la mañana y aparecen Nieves y Angelines, las dos mujeres de Ofelia Nieto. Dicen que ya hay varias furgonetas de policía y no dejan a entrar a nadie más; mucha gente tiene que quedarse fuera. Los que ya estamos dentro atrancamos la puerta con un mueble y tapamos las ventanas. Nos da mucha fuerza ver allí a Nieves y Angelines que ponen ahora su cuerpo para ayudar a otros. Nos dicen desde fuera que ya hay más de veinte furgonas de policía; el abogado nos advierte de que ya van a entrar. Decidimos resistir. Se oyen golpes. El abogado y una mediadora hablan con los policías. Dicen que le ofrecen una prórroga de un año para pagar y que si no, entran. Amaya está preocupada por nosotros, y también por sus muebles: es lo único que tiene. Una chica que ha estado en muchos más desahucios le dice: “No aceptes algo que te vaya a traer luego más problemas, lo digo por experiencia”. Pero Amaya se viene abajo y solo puede decir entre lágrimas: “Que se vayan, joder, yo no puedo más, no quiero que entren así, por favor que se vayan, por favor que se vayan…”. Tratamos de consolarla, la decimos que no está sola, que todos estamos con ella. Amaya habla por teléfono, sale y cuando vuelve nos dice que ha negociado dos años de prórroga a cambio de entregar las llaves. Le han prometido que, si salimos pacíficamente, no nos van a detener ni identificar y que podemos ayudarla a sacar los muebles. Vamos saliendo en medio de un pasillo interminable de policías.

Amaya tras ser desahuciada. Captura de pantalla del vídeo de Jaime Alekos.

Amaya tras ser desahuciada. Captura de pantalla del vídeo de Jaime Alekos.

Cuando una vecina nos ve, se echa a llorar: nos cuenta que a su hija también la van a desahuciar pronto. Y cuando consigo reunirme con todos, me entero que la policía ha pegado una paliza a un amigo mío. Al parecer, le han pillado solo, desprevenido, y después de correr tras él, le han tirado al suelo y le han pisado la cabeza. Los del SAMUR ni siquiera le levantan la gorra para ver si le han hecho daño.

Mientras tanto, Amaya sale para pedir ayuda con los muebles. Vuelve a echarse a llorar y la abrazan. Los policías, que están al lado suyo, no se atreven ni a mirarla.

Todos los muebles quedan a la intemperie y empieza a llover. Muchas manos amigas ayudan para tapar los muebles con plásticos. Amaya, que ya no tiene techo, se queda a dormir en casa de un chico de la asamblea del barrio. Nadie del ayuntamiento, de la inmobiliaria, de la policía o del Gobierno le ha preguntado si tiene sitio para pasar la noche.

Epílogo

En el siguiente desahucio, ahí está también Amaya, pero ahora es ella la que coge la mano temblorosa de Perla, la mujer a la que van a desahuciar. Esta vez sí, el desahucio se consigue parar. Cuando vuelvo a ver a Amaya, me cuenta que se vive de distinta manera si vas a ser desahuciada o si has ido a ayudar, pero que la tensión y la impotencia es la misma, y que cómo ella lo ha vivido en su propio cuerpo, puede ayudar de una forma más cercana: “No sabes lo fuerte que Perla me agarraba la mano, yo sé bien lo que estaba sintiendo”.

Ponerse en el lugar del otro, a veces, es poner el mismo cuerpo.

Vamos a un bar y nos sacan una ración de patatas bravas. Cuando ve que alguno se distrae hablando y no come, ella pincha una patata y se la ofrece.

Parece muy feliz de poder cuidarnos.

Publicado en AL FINAL DE LA ASAMBLEA.

La entrada Abierto por derribo: La rebelión de los cuerpos aparece primero en Hordago.

]]>
http://hordago.org/abierto-por-derribo-la-rebelion-de-los-cuerpos/feed/ 0
La PAH a la contra: el caso del Bloc Salt y la SAREB, una oportunidad para el derecho a la vivienda http://hordago.org/la-pah-a-la-contra-el-caso-del-bloc-salt-y-la-sareb-una-oportunidad-para-el-derecho-a-la-vivienda/ http://hordago.org/la-pah-a-la-contra-el-caso-del-bloc-salt-y-la-sareb-una-oportunidad-para-el-derecho-a-la-vivienda/#comments Tue, 01 Oct 2013 05:00:12 +0000 Hordago http://hordago.org/?p=4725 Por PAH. Después de realojar a más de 700 personas, la Obra Social de la PAH vive su primer gran pulso con la SAREB. La jueza de la Audiencia Provincial de Girona ha accedido a la petición de la SAREB de desalojar el Bloc Salt de Girona, en el que viven 43 personas (21 de ellas [...]

La entrada La PAH a la contra: el caso del Bloc Salt y la SAREB, una oportunidad para el derecho a la vivienda aparece primero en Hordago.

]]>
Por PAH.

PAH occupy SALTDespués de realojar a más de 700 personas, la Obra Social de la PAH vive su primer gran pulso con la SAREB. La jueza de la Audiencia Provincial de Girona ha accedido a la petición de la SAREB de desalojar el Bloc Salt de Girona, en el que viven 43 personas (21 de ellas menores) desde marzo de 2013, después de llevar más de tres años vacío.
Esta fecha de desalojo visualizará un gran choque de dos modelos contrapuestos. Como dos icebergs que colisionan: el modelo del Gobierno “El Banco del Terror” (SAREB), y el modelo de la gente “La autotutela de derechos” (La Obra Social de la PAH).

Modelo 1. El Banco del Terror

La SAREB cuenta con un 45% de capital público, aglutina a las entidades nacionalizadas , y tiene como función de “sanear el sistema bancario” y el objetivo legal y legalizado de “enajenar activos procedentes de las entidades nacionalizadas“.
 Hablando en plata, su objetivo es malvender el patrimonio público, de las entidades rescatadas con dinero público, de todos. Y venderlo, en muchos casos a fondos buitres.

Nada más alejado de la garantía de derechos fundamentales. Más teniendo en cuenta que este patrimonio no es un bien cualquiera: sino uno de primera necesidad, sobretodo en cuando estamos en situación de clara emergencia habitacional.
 Una “imposición” del MOU la Troika y el FROB, avalada, respaldada y fomentada por el RD 1559/2012, del Gobierno central, y la pasividad y connivencia de las administraciones locales.

Legislar a base de reales decretos, contra la voluntad ciudadana, para perpetuar los privilegios de las entidades financieras y vulnerando derechos. Modelo 1.

Modelo 2. Autotutela de derechos frente al vacío gubernamental

La PAH, la ciudadanía organizada, ha paralizado más de 750 desahucios, realojado a más de 700 personas, y obligado a las entidades financieras a firmar miles de daciones en pago. Frente a la emergencia habitacional, la práctica de movilizazión y la desobediencia civil ha conseguido hacer mucho más que cualquier administración pública. Desde la autoorganización, el apoyo mutuo y la solidaridad.

Es el caso del Bloc Salt: tres años vacío, 15 viviendas, propiedad de Banco Mare Nostrum, y posteriormente del SAREB.

La situación de emergencia habitacional es insostenible e innegable, la acumulación de vivienda vacía también. Y la lógica (de la mayoría) aplastante: si la gente se queda sin casa, si los bancos rescatados con dinero público acumulan viviendas vacías, es una obligación retornarle a esas viviendas la función social. Desde hace seis meses 43 personas habitan en el Bloc Salt, autotutelando su derecho a la vivienda, fomentando la soberanía alimentaria, organizando la vida cotidiana. Una lucha de David contra Goliat. Arrebatándole a la SAREB lo que nos pertenece, a todos.

Esta autotutela de derechos desde la desobediencia civil muestra de nuevo que Sí Se Puede.
El desalojo del Bloc Salt es un desafío de una banca rescatada (más de 40.000 Millones de €uros públicos y unos activos -viviendas- que suman 50.499 Millones) y de las administraciones públicas que le hacen el juego.

Es un pulso en el que desde abajo, la gente, las personas que nos autorescatamos podemos dejar claro que si la SAREB es nuestra, sus casas también. El bloc Salt es nuestro.

La amenaza de desalojo al bloc Salt es una oportunidad para obligar a la SAREB y sus cómplices políticos a convertir el parque de vivienda en manos de la banca en un parque de vivienda pública. El siguiente paso.

El día 16 de octubre es la fecha de desalojo dictada por la Audiencia Provincial. El día 15 te esperamos en Salt (Girona), a partir de hoy el bloc Salt será en bloc del Terror para la SAREB. Los derechos se conquistan a través de las luchas, y evitar el desalojo del bloc Salt es una victoria necesaria en la conquista cotidiana derecho a la vivienda.

A Salt a defender el derecho a la vivienda.

Manifiesto SAREB vs Bloc Salt: dos modelos contrapuestos y una oportunidad para el derecho a la vivienda

Hoy en día resulta innegable que quienes se han beneficiado de la estafa hipotecaria son los que no están pagando las consecuencias. Desde hace más de cuatro años, la PAH no solo ha acumulado victorias, sino que ha sido un actor clave a la hora de determinar el debate sobre el derecho a la vivienda. También sobre la falta de mecanismos de control democrático sobre las entidades financieras.

Frente a unas entidades bancarias recatadas con más de 40.000 Millones de €uros públicos, desde la PAH hemos rescatado a las personas, no a los bancos.
Y con la orden de desalojo del bloc Salt dictada para el 16 de octubre se contraponen dos modelos: “rescate bancario” vs “rescatemos personas y no bancos”. Frente a la obra anti-social de los bancos y el incumplimiento de la función social de la vivienda, la obra social PAH, la de los que han sido desahuciados.

Huertas del SSAREB

Huertas cultivadas junto al bloque ocupado del SAREB

El bloc Salt fue recuperado en marzo de 2013, después de llevar tres años vacíos, propiedad del Banco Mare Nostrum, pasó posteriormente a formar parte de los “activos” del Banco Malo, SAREB.

Actualmente viven 43 personas en el bloque (21 de ellas, menores), personas que han agotado todas las vías para acceder a una vivienda y que no han encontrado respuesta en las deficientes políticas públicas de vivienda. 43 personas en una Obra Social de la PAH que ha contado con la solidaridad y el apoyo de cientos de colectivos, agrupaciones, asociaciones de la provincia de Girona.

El bloc Salt, de nuevo, pone de relieve la necesidad de que la vivienda recupere su función social, de que sea un derecho y no un privilegio en manos de bancos malos y fondos buitres. Desde el bloque, se ha intentado negociar con el SAREB un alquler social para las personas que lo habitan, instando también al Ayuntamiento de Girona a interceder en la negociación. La SAREB ha respondido solicitando la orden de desalojo del bloque.

El desalojo del bloc Salt supondría dejar de nuevo en la calle a 43 personas en un territorio en el que se acumulan las viviendas vacías. Y supone también mucho más: dejar en manos de las entidades financieras la capacidad de vender nuestros derechos al mejor postor para perpetuar sus privilegios.

Resulta inadmisible que se produzca el desalojo del Bloc Salt, menos cuando no se cuenta con alternativas habitacionales para las personas que lo habitan. Pero es también una cuestión de democracia evitar el desalojo del bloc Salt y otorgarle su función socialUna banca nacionalizada no puede, en cualquier sistema que se considere mínimamente democrático, vulnerar sistemáticamente derechos fundamentales a cambio de sacar un beneficio económico para un reducido número de personas.

Así pues hacemos un llamamiento a defender el bloc Salt, a posicionarse a favor del derecho a la vivienda. Y exigimos:

  • A la SAREB a retirar la denuncia y negociar un alquiler social
  • A las administraciones locales a implementar mecanismos para obligar a las entidades financieras a darle una función social a las viviendas vacías que acumulan y presionar a la SAREB para que el caso del Bloc Salt (Girona) sea el primero.
  • A la administración autonómica a desobedecer la orden judicial e instar a la SAREB a retirar la denuncia y obligar a las entidades financieras a darle una función social a las viviendas vacías que acumulan
  • Y al gobierno central a retirar el RD 1559/2012 y llevar a cabo todos los pasos necesarios para que la vivienda vacía en manos de la banca y el SAREB pase a formar parte de un parque de vivienda público.

Puedes adherirte a este manifiesto enviando un mail a obrasocialpah@gmail.com(pon en el asunto “adhesión”)

Publicado en Plataforma de Afectados por la Hipoteca

La entrada La PAH a la contra: el caso del Bloc Salt y la SAREB, una oportunidad para el derecho a la vivienda aparece primero en Hordago.

]]>
http://hordago.org/la-pah-a-la-contra-el-caso-del-bloc-salt-y-la-sareb-una-oportunidad-para-el-derecho-a-la-vivienda/feed/ 0
¿Por qué sí a la renta básica universal? Por una salida urgente de la crisis basada en la RB y el reparto del tiempo de trabajo http://hordago.org/por-que-si-a-la-renta-basica-universal-por-una-salida-urgente-de-la-crisis-basada-en-la-rb-y-el-reparto-del-tiempo-de-trabajo/ http://hordago.org/por-que-si-a-la-renta-basica-universal-por-una-salida-urgente-de-la-crisis-basada-en-la-rb-y-el-reparto-del-tiempo-de-trabajo/#comments Wed, 11 Sep 2013 05:00:20 +0000 Hordago http://hordago.org/?p=4710 Por LLUIS TORRENS. La crisis nos ha convertido en uno de los países europeos con mayor porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social y en el país más desigual de la Unión Europea según el indicador 80/20 (el cociente de ingresos del 20% de la población más rica y el del 20% [...]

La entrada ¿Por qué sí a la renta básica universal? Por una salida urgente de la crisis basada en la RB y el reparto del tiempo de trabajo aparece primero en Hordago.

]]>
Por LLUIS TORRENS.

ACAMPADA RBLa crisis nos ha convertido en uno de los países europeos con mayor porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social y en el país más desigual de la Unión Europea según el indicador 80/20 (el cociente de ingresos del 20% de la población más rica y el del 20% más pobre). Y eso que la renta per cápita española está en valores cercanos a la media europea.

Una de las causas de esta singular situación es la escasez del desarrollo del estado del bienestar en España. Nuestra presión fiscal de 8 puntos inferior a la media europea nos condena a ser un país de segunda (o tercera) en capacidad de realizar un gasto público de acuerdo a nuestra riqueza y de reducir la pobreza mediante los impuestos. No existe ningún país de nivel de renta tan alto que gaste tan poco en educación, salud o servicios sociales. El déficit de gasto social público es aún más elevado si cabe en Cataluña o Madrid, por sus insuficiencias en el modelo de financiación autonómico y por algunas veleidades fiscales de sus gobernantes.

Es más, sostengo que uno de los orígenes de la crisis diferencial que sufrimos proviene precisamente de estos ingresos y gasto público inferiores, que si en España hubiera estado en un nivel más acorde con el que le correspondería en comparación a su generación de riqueza, hubiera resultado en una economía más equilibrada y resistente a la crisis, con un consumo interno más estable y menos afectada por el hundimiento del sector de la construcción y de las industrias y servicios complementarios.

Una economía con niveles de gasto público más elevados dispone también de unos multiplicadores fiscales más altos: cada euro gastado por el sector público tiene una recuperación fiscal por la vía de impuestos y de reducción del gasto en desempleo más elevado que el de una economía cuyo sector público ingrese y gaste poco. Aun así, en la práctica en España significa que un euro más gastado por el gobierno en realidad solo supone un gasto neto de menos de la mitad o incluso de un tercio de ese euro sobre las cuentas públicas. Desgraciadamente en España llevamos tres años aplicando la receta en sentido inverso, gastamos menos pero el ahorro conseguido acaba siendo menos de la mitad de lo que se pretendía obtener. Y así nos va con el incumplimiento sistemático de los objetivos de déficit desde que aceptamos obedecer la lógica de la troika y no ser expulsados del edén de la zona euro.

Y no digamos si durante todos los años de expansión hubiéramos gastado en I+D (no solo el sector público sino sobre todo el privado) lo mismo que Europa. Posiblemente hubiera bastado con la misma cantidad gastada en las deducciones fiscales para planes de pensiones privados y para compra de vivienda para transformar nuestro sistema productivo.

Existía antes de la crisis un déficit de gasto social en especie (en servicios públicos como la salud o la educación, o incluso la I+D) y en transferencias monetarias (pensiones, ayudas a las familias, etc.) de 8 puntos de PIB con la UE-15 (ahora se ha reducido a 7 puntos por el incremento del gasto en paro). Pues bien, incrementar el gasto en estos 7 puntos no debería costar más que 3 o 4  puntos de mayor presión fiscal, el resto se recuperaría por la mayor recaudación y el menor gasto público en otras partidas. Si convergiésemos con Europa en presión fiscal (mediante subidas selectivas de impuestos como los ambientales, eliminación de la competencia fiscal entre CCAA, supresión de nichos de ahorro y elusión fiscal para las rentas y patrimonios elevados y una mayor lucha contra el fraude y los paraísos fiscales) todavía nos sobraría dinero para reducir el déficit a los sacrosantos objetivos de estabilidad.

Podemos poner como ejemplo de éxito la política de pensiones, que ha conseguido reducir la pobreza entre los mayores incluso ahora en tiempos de crisis. De hecho la tasa de riesgo de pobreza del 2012 en España entre los mayores de 64 años fue del 18,7% frente al 28,2% entre 16 y 64 años y del 29,7% para los menores de 16 años. Ya vemos aquí que el paro seguramente se convierte en el primer problema generador de pobreza y exclusión, afectando a las personas en edad de trabajar y también a sus hijos. Y no se dispone de estudios de como la solidaridad intergeneracional ayuda a que se superen las situaciones más críticas pero a la vez expande la pobreza también entre los más mayores, que deben compartir sus pensiones con sus hijos y nietos.

El gran éxito de la ideología socialdemócrata europea desde la postguerra fue la instauración de las políticas de pleno empleo y éstas fueron las causantes de la mejora continua de las condiciones de vida, conjuntamente con el desarrollo del estado del bienestar que facilitó una educación para todos y progresiva incorporación de la mujer al trabajo remunerado. Dar igualdad de oportunidades a la cualificación y eliminar trabas al acceso al trabajo con independencia del origen social o de género se convirtió en el punto de apoyo y la realidad del pleno empleo en la palanca real del progreso.

adios-al-crecimiento-portada¿Cuál es la situación ahora? Algunos, cada vez más, pensamos que estamos ante una crisis estructural del modelo de crecimiento. Crecimiento sostenible es un oxímoron causado por una doble tendencia:

-Por un lado el crecimiento de la productividad, aunque ralentizado en los últimos años, libera horas de trabajo y fuerza laboral de las tareas que venía realizando. La economía, y en esto el capitalismo lo ha hecho bastante bien durante dos siglos, busca nuevas ocupaciones para emplear la fuerza de trabajo, sea produciendo nuevos bienes sea en los servicios, cuya productividad crece más despacio. Pero la consecuencia es que para mantener la maquinaria macroeconómica empleando a todo el mundo todo el tiempo se necesita seguir creciendo y creciendo aun a pesar de la reducción secular de la jornada laboral.

Algún crecimiento es bueno: educación, inversión en energías renovables sostenibles y eficiencia energética, servicios de proximidad, etc., pero mucho otro pasa por potenciar una espiral de más consumo de bienes y servicios intensivos en recursos materiales y energéticos …en un planeta finito que ya muestra evidentes signos de agotamiento en la extracción de nuevos recursos y el tratamiento de los residuos generados en la producción y consumo.

El crecimiento de la productividad nos ha de permitir afrontar el envejecimiento demográfico y el incremento de costes relativos de los servicios personales, pero como dijo W. Leontieff la tecnología nos puede dejar muriéndonos de hambre en las puertas del paraíso por no saber cambiar las normas de reparto de la producción… o nos puede destrozar el paraíso por querer seguir creciendo a toda costa por la misma razón.

-Por otro lado nos hallamos en medio de un proceso extraordinario de financiarización de la economía. Muchos recursos tecnológicos y mucho talento se ha dedicado a casi triplicar desde 1980 el peso de los activos financieros sobre el PIB mundial, cabalgando sobre la globalización. La consecuencia es que los activos financieros (con su contrapartida en pasivos financieros) demandan rentabilidades crecientes en términos monetarios al mundo real (dividendos e intereses a las empresas no financieras, e intereses a las familias y a los gobiernos), o sea al planeta, en una escalada sin fin derivada del interés compuesto. El capital busca los mayores rendimientos y éstos una vez devengados y de nuevo ahorrados en parte se reinvierten solicitando más rendimientos: más producción real de donde extraerlos. Como decía Serge Latouche citando a Kenneth Boulding: el que crea que un crecimiento exponencial es compatible con un planeta finito es un loco o un economista.

El resumen es que una estrategia de pleno empleo a tiempo completo para cubrir las insaciables necesidades de rentabilidad del capital puede acabar siendo un suicidio planetario: los ideales de la socialdemocracia con políticas keynesianas anticíclicas y con el objetivo del pleno empleo en todo el planeta, consumiendo los mismos recursos per cápita que los países ricos no son posibles.

¿Es éste un mensaje pesimista? No tiene porqué si lo aceptamos y lo afrontamos con las ideas y propuestas que ya se están planteando de manera creciente y esperemos que se conviertan en mayoritarias:

trabajo renta basicaEn primer lugar hay que repartir el trabajo remunerado existente si admitimos que el trabajo es la más eficaz de las herramientas para la integración social y todo el mundo tiene derecho a ello, pero no podemos forzarnos a crear puestos indeseables social o ecológicamente (o de mierda, como decía David Graeber).

¿Cómo es posible que en España el trabajador medio trabaje un 18% más de horas al año que un trabajador alemán y a la vez tengamos 20 puntos más desempleo? o que el trabajo a tiempo parcial en España apenas alcance al 15% de la población ocupada frente a casi el 50% en Holanda, también con unos niveles de paro mínimos? ¿Cómo es posible tanta desigualdad en el acceso al trabajo en España cuando otros países sí han visto que la incorporación masiva de la mujer al trabajo implicaba un cambio en el reparto del trabajo porque era imposible crear tantos puestos de trabajo como se requeriría para dar pleno empleo a toda su población activa?

Debemos aceptar que es imposible crear en  España 5 millones de puestos de trabajo en un tiempo razonable, que no lleve antes a la desintegración social o a la emigración masiva, si no afrontamos el reto del reparto del trabajo.

Los cálculos más optimistas de los nichos de puestos de trabajo potenciales detectados por los defensores del Green New Deal nos dan hasta medio millón de nuevos puestos de trabajo en España en 10 años, y un incremento de 5 o 6 puntos del PIB en gasto social podría acarrear entre medio millón y un millón más de trabajadores en educación, sanidad o dependencia. Aun nos faltan 3 o 4 millones de puestos para suplir el enorme agujero dejado por el estallido de la burbuja inmobiliaria y la inmigración masiva que tuvimos la década pasada. Y no creo que estemos dispuestos a iniciar otra burbuja para construir 4 o 5 millones de viviendas nuevas más, cuando seguimos endeudados hasta las cejas y tenemos más de tres millones de viviendas vacías.

¿Cómo repartimos el trabajo?

¿Podemos reducir los sueldos un 15% para crear un 15% más de puestos de trabajo o un 30% de puestos más a tiempo parcial, sin encarecer los costes laborales? Recordemos que una mayoría de empresas también están sufriendo en sus cuentas de resultados los efectos de la crisis de demanda interna y las restricciones financieras: según los últimos datos de la agencia tributaria solo el 41% de las declaraciones del Impuesto de Sociedades del 2011 declararon beneficios, 14 puntos menos que en el 2003. En el 2011 alcanzamos el récord de que la suma de los beneficios de las empresas con resultado positivo era menor a la de las pérdidas de las empresas con resultados negativos.

¿Y podemos repartir el trabajo reduciendo los sueldos cuando el sueldo más común en España en 2011 fue de 15.500 euros brutos, algo más de lo que ganaba un mileurista cuando trabajaba? Recordemos que según un informe de Consejo de Trabajo, Económico y Social de Catalunya un 14% de los trabajadores eran working poors, su salario no llegaba al umbral de pobreza.

Resumiendo:

-No vamos a alcanzar el pleno empleo sin una estrategia agresiva de reparto del empleo actual, aun combinándose con el impulso público-privado de la creación de empleo en sectores selectivos como los relacionados con la transición energética o el refuerzo del estado del bienestar, incluida la I+D.

-El reparto del trabajo se ha de producir mediante los cambios normativos oportunos, el incentivo fiscal a la creación de puestos a tiempo parcial, el desincentivo a las horas extraordinarias, el impulso del reparto en el sector público mediante políticas de recursos humanos y de compra pública proactivas y mediante un enfoque de la formación profesional plenamente dual, que desincentive o incluso prohíba que los jóvenes trabajen a tiempo completo y favorezca que compaginen formación y trabajo.

-Pero no podemos reducir los ingresos más bajos porque ya no permiten desarrollar un proyecto de vida autónomo digno y a la vez tampoco podemos encarecer un 15% los costes laborales so pena de profundizar la crisis empresarial que no podemos negar. Los sueldos han de crecer con la productividad, con un adecuado reparto de las ganancias entre empresa y trabajadores, fomentando las formas de economía social y de cogestión en las empresas… pero debemos preservar a la vez la sostenibilidad financiera empresarial y atacar las rentas de monopolio que siguen incrustadas en amplias zonas de nuestro modelo productivo.

-El nivel tecnológico y social que ha alcanzado la humanidad es capaz de generar suficiente producción e incentivos adecuados para que se siga generando riqueza de manera competitiva y sostenible (como lo demuestran cada día los países nórdicos) sin que nadie tenga que pasar privaciones materiales ni dejar de tener un acceso equitativo a la sanidad, la educación, la atención a la dependencia ni a una vivienda digna y asequible.

La medida que hace posible que todo encaje es la implantación de un nueva fiscalidad que financie una Renta Básica universal e incondicional que permita a la vez desarrollar el estado del bienestar y que aporte a cualquier persona una renta de subsistencia que le evite tener que mendigar una ayuda para él o su familia a cambio de tener que estar dispuesto a aceptar cualquier trabajo so pena de perder el subsidio público. En este modelo a cualquier trabajador con un sueldo bajo o medio, o a tiempo parcial, la combinación de sueldo (rebajado en el global, mantenido por hora para crear ocupación) + RB le aportará más recursos netos que los que su actual sueldo neto le aporta ahora. Y su pareja, su hijo o hija o su padre o madre trabajarán si así lo desean.

Sólo repartiendo lo que ya se produce podemos detener esta espiral destructiva por la que solo creciendo y endeudándonos podemos mantener el sistema socialmente estable, como una ciclista que pedalea para no caerse pero va hacia el abismo.

La buena noticia es que la RB es factible: por ejemplo, una renta básica que siguiera los cálculos de la OCDE sobre los actuales umbrales de pobreza según tamaño familiar en España tendría un coste de unos 230.000 millones de euros anuales, menos del 22% del PIB. Pero es que debemos tener en cuenta que solo en la liquidación del IRPF del 2011 la suma de gastos a deducir sobre los rendimientos brutos, de reducciones de la base liquidable, de mínimos personales y familiares y de deducciones de la cuota íntegra del impuesto ascendían a casi 300.000 millones de euros. También que el estado se ahorraría de pagar más de 80.000 millones de transferencias monetarias actuales (las que suman las pensiones, subsidios de paro y otras ayudas por debajo de la RB) además de los enormes costes de gestión y de control. Los cálculos dan que la RB en España se podría financiar con un IRPF a tipo único sobre todos los rendimientos inferior al 50% y, según los supuestos, cercano al 40%. Y se mantendría intacta la capacidad recaudatoria actual del impuesto para seguir financiando el gasto público estatal y autonómico.

Para los trabajadores el sistema de cobro sería similar al actual: los sueldos bajos tendrían un retención negativa (combinación del impuesto sobre la renta más la RB) que les incrementaría el sueldo líquido por encima del bruto, los sueldos medios tendrían una retención similar a la actual y los salarios más elevados tendrían una retención mayor (pero inferior a las actuales para los sueldos más altos). Los rentistas pagarían más y todo el mundo tendría un ingreso.

La propuesta de RB no solo es absolutamente compatible sino que creo ha de ser una pieza necesaria para el desarrollo social que defiende la izquierda para nuestro país. La RB en la versión que defendemos los miembros de la Red Renta Básicaque hemos realizado un estudio del que en pocas semanas podremos ofrecer detalles, no es un cheque substitutivo de ningún servicio público, lo que hace es visualizar claramente que nuestro acervo tecnológico y social colectivo dispone de más de lo necesario para que nadie nunca más deba pasar por penurias extremas como está sucediendo hoy en nuestro país ni tener que verse obligado a aceptar cualquier trabajo mísero, legal o no, para subsistir.

Incrementar el gasto y la inversión social en España conjuntamente con una RB que haga más eficiente la política de transferencias monetarias, que elimine las situaciones de pobreza por culpa del paro u otras situaciones de falta de ingresos, que empodere a los jóvenes y a los otros colectivos con dificultades de empleo a no tener que aceptar trabajar de cualquier manera y a cualquier precio, que elimine la trampa de la pobreza asociada a las rentas mínimas (la trampa que hace que a un parado aceptar un trabajo, frecuentemente mal pagado, le implique un tipo impositivo efectivo sobre su nuevo sueldo del 100%, al perder todas las ayudas que percibía), que reconozca el valor del trabajo no remunerado, que libere a las mujeres dependientes, que facilite las transiciones formación-trabajo-formación-etc., que proporcione un ingreso fijo y estable que permita no ser excluido del acceso al crédito o la vivienda por no disponer de un contrato estable, que no estigmatice al perceptor de rentas mínimas garantizadas frente a la administración o a la sociedad, es la combinación ganadora a los retos actuales, que ya no son los de nuestros padres o abuelos. Y es la más poderosa de las herramientas de transformación social de la que nos podemos dotar.

Algunos críticos de la RB nos ponen en el dilema de que apostar por la RB y el refuerzo del ahora recortado estado del bienestar son dos esfuerzos demasiado grandes para ejercerlos de manera simultánea. Y también hay quien opina legítimamente que repartir el trabajo e implantar la RB también es demasiado complejo. Mi respuesta es que lo que es complejo y costoso tanto ahora como por sus efectos a largo plazo es soportar los niveles de pobreza, desigualdad y descapitalización humana y moral del país. El refuerzo del estado del bienestar ni garantiza el pleno empleo a tiempo completo, ni nada que tenga un sentido de sostenibilidad lo va hacer, ni tampoco eliminar la pobreza, solo la mitiga. Si hubiera que priorizar empezaría por una RB que devuelva la dignidad a millones de personas de este país. Afortunadamente nuestros servicios básicos sanitarios y educativos mantienen, pese a los recortes recibidos, todavía un encomiable nivel de calidad, gracias al esfuerzo de sus profesionales. Y el reparto del trabajo activaría a los jóvenes y devolvería la esperanza a los mayores de que todavía tienen mucho que aportar a la sociedad, aun reconociendo la necesidad de aceptar que existen otras formas de aportar al bien colectivo diferentes a la de desarrollar un trabajo mercantilizado y de que los salarios de mercado no reflejan su verdadera utilidad o desutilidad social.

La Renta Básica permite desplegar urgentemente una estrategia no para salir de una crisis con viejas recetas, sino para cambiar radicalmente cómo queremos nuestra sociedad y cómo salvamos el planeta salvándonos a nosotros, a todos, sin dejar nadie a la intemperie y lo antes posible.

La entrada ¿Por qué sí a la renta básica universal? Por una salida urgente de la crisis basada en la RB y el reparto del tiempo de trabajo aparece primero en Hordago.

]]>
http://hordago.org/por-que-si-a-la-renta-basica-universal-por-una-salida-urgente-de-la-crisis-basada-en-la-rb-y-el-reparto-del-tiempo-de-trabajo/feed/ 0
“En defensa del voto censitario” http://hordago.org/en-defensa-del-voto-censitario/ http://hordago.org/en-defensa-del-voto-censitario/#comments Wed, 04 Sep 2013 05:00:20 +0000 Hordago http://hordago.org/?p=4695 Por la boca muere el pez. En este blog de inspiración neoliberal se recoge una propuesta tan indignante que el autor al final se distancia de ella, pero que tiene la virtud de hacer aflorar el meollo de la democracia que realmente sufrimos: el avasallamiento de la multitud, del pueblo, de la ciudadanía, por los [...]

La entrada “En defensa del voto censitario” aparece primero en Hordago.

]]>
voto censitario

Por la boca muere el pez. En

este blog de inspiración neoliberal se recoge una propuesta tan indignante

que el autor al final se distancia de ella, pero que tiene la virtud de hacer aflorar el meollo de la democracia que realmente sufrimos: el avasallamiento de la multitud, del pueblo, de la ciudadanía, por los grandes intereses económicos.

En defensa del voto censitario

Nos lo inculcan ya en clase de sociales en el colegio, está constantemente presente en los medios de comunicación, como una verdad irrefutable, como la quintaesencia de la democracia… Sin duda, la consecución del sufragio universal, la realización del principio “un hombre, un voto” es considerado uno de los logros más importantes de la sociedad, la plenitud de la democracia… El no va más del poder del pueblo.

Por contra, el voto censitario, característico en muchas sociedades de finales del Dieciocho y que se mantuvo en diferentes variantes hasta bien entrado el Siglo Veinte, está absolutamente desprestigiado. Así, plantear hoy en día el concepto de voto censitario es una forma segura de ser tildado de cualquier cosa acabada en “ista”: fascista, racista, machista…, incluso capitalista.

Pero yo voy a plantearlo.

Realmente, el voto censitario puede (y, de hecho, lo ha estado a lo largo de la historia) estar basado en muchos tipos de restricciones.

Desde el sexo, como en Suiza, donde, hasta 1971, el voto era un derecho solo para varones, hasta la raza, como en los Estados del Sur de los Estados unidos, con los negros fuera del censo electoral (perdón, afroamerican@s…, seamos políticamente correctos), pasando por el estado civil, casados y “cabezas de familia” en las elecciones al tercio familiar de la España franquista, hasta la edad, como el voto a los 18 años de nuestra moderna y superguay democracia (y que los partidos de izquierda, conscientes de que cuanto más inmaduros e irresponsables sean los votantes más van a sentirse atraídos por sus insensateces, estarían encantados de bajar a 16…).

Sin duda, muchas de estas restricciones son absolutamente indefendibles. Pero hay una restricción, una restricción basada en la riqueza de las personas, el voto ponderado basado en la aportación económica de cada uno al erario común, que me parece absolutamente clave para un ejercicio sano de la democracia.

Porque en el fondo, la democracia no es más una forma de decidir la gestión y el control del dinero que aportamos cada uno. Y lógicamente, por un elemental sentido de la justicia, quien más aporte debería tener más que decir sobre el destino que se da al fondo común, de forma proporcional a lo aportado.

Así, creo que el derecho a voto, libre y voluntario, debería tener un precio. Pongamos un ejemplo. Cada papeleta de voto, 100 €, 200 €. Cada persona decidiría cuántos derechos a votos quiere y/o puede comprar y, de esta forma, con el dinero que cada persona, de forma voluntaria, aporte, se financiaría el Estado, pues este dinero, estas digamos “participaciones” serían el único y exclusivo capital estatal con el que se financiaría… y, por supuesto, nada de impuesto adicionales.

Es decir, todo aquel que crea en el Estado, que ponga la pasta que considere y decida en función de ella… Básicamente, como si comprase acciones de una empresa.

Yo, personalmente, no me dejaría un euro en derechos de voto, pues se me ocurren muchas otras opciones más interesantes donde gastar mi dinero…

Hasta aquí, el artículo reproducido. A continuación, unas acotaciones.

La definición más simple de democracia -un hombre, un voto- se encuentra en las antípodas de esta propuesta. Pero ella, como un lapsus linguae o un sueño freudiano, tiene la virtud de describirnos el funcionamiento real de la democracia electoral, que a través de la concurrencia de partidos oculta la hegemonía del dinero bajo el velo de la igualdad de derechos políticos.

La competitividad electoral requiere gastos más cuantiosos para los partidos cuánto más grande es el ámbito en el que compiten. La financiación legal e ilegal establece una barrera de hecho para los partidos que no representan a grandes intereses económicos. Más aún, el sistema de concurrencia política se desarrolla esencialmente a través del espacio de los medios de comunicación, y éstos se encuentran controlados abrumadoramente por los mismos intereses económicos que financian a los grandes partidos. Cuando una crisis política desbarata el sistema de partidos vigente, el dinero fluye hacia las opciones emergentes que más fácil y rápidamente se ponen en sintonía con los intereses económicos. 

En fin, lo más interesante de la propuesta de este “Instituto Juan de Mariana” es que nos ahorraríamos tener que gritar “lo llaman democracia y no lo es”. 

La entrada “En defensa del voto censitario” aparece primero en Hordago.

]]>
http://hordago.org/en-defensa-del-voto-censitario/feed/ 0
“Una epidemia de miedo está provocando un problema social de salud mental” http://hordago.org/una-epidemia-de-miedo-esta-provocando-un-problema-social-de-salud-mental/ http://hordago.org/una-epidemia-de-miedo-esta-provocando-un-problema-social-de-salud-mental/#comments Mon, 02 Sep 2013 05:00:20 +0000 Hordago http://hordago.org/?p=4692 Entrvista a ARTUNDO PURROY Carlos Artundo Purroy es un psiquiatra que, a pesar de haber sido Consejero de Salud del Gobierno de Navarra a finales de los 80, no ha perdido la lucidez. Acotamos alguna de sus respuestas en esta entrevista en eldiario.es. … ¿Se está jugando con la Salud de la gente? R: En algunos [...]

La entrada “Una epidemia de miedo está provocando un problema social de salud mental” aparece primero en Hordago.

]]>
Entrvista a ARTUNDO PURROY

Carlos Artundo Purroy es un psiquiatra que, a pesar de haber sido Consejero de Salud del Gobierno de Navarra a finales de los 80, no ha perdido la lucidez. Acotamos alguna de sus respuestas en esta entrevista en eldiario.es.

Carlos-Artundo-Purroy-consejero-EASP_EDIIMA20130718_0194_13

¿Se está jugando con la Salud de la gente?

R: En algunos casos sí. Determinadas personas están tratando de vender experimentos introduciendo el interés y el lucro en el mercado sanitario cuando no existe ninguna evidencia que demuestre que la gestión privada es mejor o más barata.

Entonces, negocio y Salud ¿no casan?

R: La Salud es un Derecho. La protección, la promoción y la atención son básicos. Es un adelanto social que se tiene garantizado por ser ciudadano y pagar los impuestos. Se trata de un bien público que debe estar garantizado. Muy diferente al bien privado. En Estados Unidos las familias se arruinan cuando alguien cae enfermo.

¿Se está privatizando el sistema sanitario español?

R: Se están haciendo intentos sin transparencia para fomentar las privatizaciones parciales. No se está cambiando el modelo sanitario como tal. Otra cosa es que algunos tengan en mente volver al lugar de donde venimos, a los tiempos en los había beneficiencia y hospitales para pobres. Este es un futuro que debemos evitar y que estamos en condiciones de evitar.

Suena triste que se hable de evitar, cuando quizás tendríamos que estar alabando los esfuerzos por avanzar.

R: No es triste, es realista. En medicina sabemos que prevenir es esencial y que hay que erradicar los intentos por parte de una minoría de cambiar el modelo. Sobre todo, porque el modelo que predican es más injusto y más caro. El modelo liberal es peor. El gasto sanitario en Estados Unidos es del 14% del PIB y hay 40 millones de personas sin cobertura.

La crisis ¿lo empeora todo?

R: La situación que estamos viviendo es una crisis sistemática mucho más profunda que va más allá del déficit. Estamos ante una crisis de política, institucional, de falta de valores, ecológica… Por lo tanto es una irresponsabilidad social huir hacia delante. Hay que resetearse y hacer cambios estructurales de la sociedad para llegar a un modelo que no esté centrado en el beneficio económico si no en la persona. Por eso cuando algunos políticos hablan de volver a la situación anterior a la crisis me echo a temblar. Lo que hay que hacer es aprender de lo que nos ha llevado hasta aquí y cambiar. Si no, volveremos a caer.

¿Cómo está afectando esto a la salud del ciudadano?

R: Estamos ante una gran crisis psicológica. Todo el día estamos hablando de lo mismo y esto tiene un efecto demoledor. Hay una epidemia de miedo, que unida a la falta de esperanza, está provocando serios problemas de salud mental en la sociedad. Todo ello para que se beneficie un 1% de la población. Y lo que es más importante: estamos abriendo la brecha de las desigualdades.

Hay que ser prudentes porque aún no tenemos datos suficientes. En Medicina los datos son lentos, pero viendo lo que está ocurriendo en otros países como Grecia y Portugal y con lo poco analizado hasta la fecha, sabemos que las patologías en salud mental han aumentado (la depresión, el stress, la ansiedad), hay más contagios de Sida sobre todo por vía intravenosa, algo que había bajado notablemente, y están apareciendo enfermedades ya erradicadas como la malaria.

¿Qué le espera a los ciudadanos?

R: Si los recursos siguen mermando  y no se paran los recortes en los campos esenciales, nos enfrentamos a daños irreversibles en el sistema sanitario. Un ejemplo claro: las listas de espera aumentarán y el sistema se deslegitimará ante la gente, perderá la confianza y esto abrirá las puertas a la privatización.

….
¿Se le puede dar la vuelta?

R: Sí, debemos visibilizar lo positivo, que también existe, y poner en valor lo saludable. El giro viene de un cambio de modelo cultural. En Salud hay que conservar el concepto de bien público y universal, pero adaptarnos a las circunstancias y retos potenciando la salud pública y la promoción de la salud, pinchando las burbujas de ineficacia, controlando el gasto farmacológico y en nuevas tecnologías, realizando microrreformas selectivas, potenciando a los enfermos y familiares y, sobre todo, personalizando y humanizando la atención sanitaria. Hay que decir no al inmovilismo.

Puedes leer la entrevista completa en eldiaio.es

La entrada “Una epidemia de miedo está provocando un problema social de salud mental” aparece primero en Hordago.

]]>
http://hordago.org/una-epidemia-de-miedo-esta-provocando-un-problema-social-de-salud-mental/feed/ 0
Qué Renta Básica: la que se desvincula del puesto de trabajo. Respuesta a Vicenç Navarro. http://hordago.org/que-renta-basica-la-que-se-desvincula-del-puesto-de-trabajo-respuesta-a-vicenc-navarro/ http://hordago.org/que-renta-basica-la-que-se-desvincula-del-puesto-de-trabajo-respuesta-a-vicenc-navarro/#comments Fri, 30 Aug 2013 05:00:22 +0000 Hordago http://hordago.org/?p=4672 Por ARGOS. La propuesta de Renta Básica Universal (o salario de ciudadanía, para no confundirla con las realidades asistenciales antipobreza que coloquialmente llamamos “renta básica”) tiene dos grandes virtudes: es tan sencilla de poner en práctica para el gobierno que lo decida, como profundo es su calado. Solo tiene un inconveniente: no ha seducido a [...]

La entrada Qué Renta Básica: la que se desvincula del puesto de trabajo. Respuesta a Vicenç Navarro. aparece primero en Hordago.

]]>
Por ARGOS.

La propuesta de Renta Básica Universal (o salario de ciudadanía, para no confundirla con las realidades asistenciales antipobreza que coloquialmente llamamos “renta básica”) tiene dos grandes virtudes: es tan sencilla de poner en práctica para el gobierno que lo decida, como profundo es su calado. Solo tiene un inconveniente: no ha seducido a toda la izquierda.

Muestra de ello fue el reciente artículo de Vicenç Navarro cuestionando la oportunidad -que no los principios- de la Renta Básica Universal. Vicenç Navarro reclama volver al modelo de los 60:

La estrategia antipobreza de la socialdemocracia y de los partidos comunistas gobernantes (después de la 2ª Guerra Mundial en la Europa Occidental), incorporada también más tarde por sectores de izquierda de la democracia cristiana como la alemana, defensora entonces de la economía social, fue desarrollar políticas de pleno empleo, …

… con políticas de formación profesional que aumentaran la productividad y por lo tanto el salario, todos ellos elementos clave de una estrategia a corto y a largo plazo, con la provisión de una renta más que básica para aquellas personas que por causas ajenas a su voluntad no pudieran trabajar

Por el pleno empleoVicenç Navarro no llega nunca a enunciar principios como “el que no trabaja no come”. O a contraargumentar con que una renta básica universal crearía vagos porque desincentivaría la búsqueda del puesto de trabajo. No lo dice. Solo argumenta que las políticas de pleno empleo fueron más eficaces para atajar la pobreza, y que una mayor cualificación tiene su correlato en mayores salarios.

Más adelante, reconoce que esta estrategia se abandonó en los 80 (aunque se siga incluyendo en los carteles electorales como el de la foto que ilustra este artículo).

 Y aunque esta estrategia cambió en los partidos socialdemócratas con la aparición de la Tercera Vía y otras vías afines y con el abandono de la sensibilidad de izquierdas dentro de la democracia cristiana,

Para Vicenç Navarro, al parecer la causa de ese giro fue, simplemente, un acto voluntarista de las élites políticas, que bastaría con revertir según él. Propone entonces un estado del Bienestar bien desarrollado y asentado sobre políticas de pleno empleo, una vez conseguido el cual sí que ve factible el “salario ciudadano”. Lástima que entonces ya no nos haría (tanta) falta.

Añorar el pasado parece realista porque, si algo ocurrió alguna vez, el simple e ingenuo sentido común nos dice que puede volver a suceder. Pero ese pasado hacia el que vuelve su mirada Vicenç Navarro no retornará en ningún caso. Thatcher, Reagan y Blair fueron algo más que nefastas ocurrencias coincidentes, y todo lo que ha venido después es mucho más que la consecuencia del mal ejemplo que ellos dieron a sus sucesores.

detroit_city_limits-553x253No hay espacio aquí para detallar qué, porqué, cómo y en qué fases el capitalismo ha abandonado Detroit y se ha instalado en los circuitos electrónicos que conectan los núcleos financieros. Pero sí que debemos detenernos en un rasgo fundamental para entender por qué hoy el ingreso mínimo debe desconectarse del contrato de trabajo. Hoy la parte del león de las ganancias del capital se las lleva el sistema financiero mediante métodos que no tienen que ver en absoluto con procesos productivos, sino que son pura y simple usura y despojo social. En ese sentido, se ha roto la legitimidad de antaño del capitalismo fordista, cuyas ganancias venían avaladas por una creación de valor, bien que fuera un valor de derroche, inútil socialmente o ecológicamente pernicioso.

informe_03_portadaEn correlato con esto, ha hecho crisis en la sociedad actual la ética individual que vinculaba el ingreso al trabajo, y en la que cada uno recibía lo que merecía según su esfuerzo y capacidad. Es La corrosión del carácter, que hoy podemos ejemplificar hasta el hartazgo en nuestras clases medias. P.e., un matrimonio de profesionales, funcionarios docentes ambos, acomodados, con un par de coches y dos o tres viviendas en propiedad, en cuyo curriculum, además de la oposición inicial, hay una larga carrera formativa y el desempeño de puestos de trabajo muy diversos pero siempre en relación con la docencia y su especialidad. Sus tres hijos, criados en la cultura del esfuerzo y el mérito, han tenido una formación excelente: ingeniería informática, telecomunicaciones, biología, Erasmus, varios idiomas. Y sin embargo, son mileuristas precarios o directamente parados que todavía no han conseguido dar su primer paso “en el mercado laboral”, eufemismo para referirse a la inseguridad laboral para todos y para siempre.

creuroja1-300x224Por debajo de esas clases medias en crisis se encuentra un ejército de pobres, precarios y desposeídos, que hace colas ante los bancos de alimentos y reclama su derecho a la subsistencia. Subsidios, ayudas, “rentas básicas” estrictamente reglamentadas para que los receptores no dejen de ser “ejército de reserva” de una guerra que solo los necesita para disciplinar a los “¡afortunados!” que están en primera línea.

Hay muchas razones para defender la utilidad y la conveniencia de una renta básica universal. Razones de oportunidad (hay mucha pobreza). De simplicidad (muchísimo más fácil de gestionar que el actual laberinto de ayudas para pobres). De justicia distributiva. De eficacia económica keynesiana, ya que le pondríamos un suelo incondicional a la demanda interna. Pero sobre todo, el propio capitalismo, con su transformación, nos ha dado un nuevo concepto del valor económico para justificar la renta básica universal: que no es el individuo, sino la cooperación social,  la sociedad en su conjunto la que crea las utilidades, las aptitudes, las habilidades y el conocimiento. En la relación salarial y en las múltiples modalidades de explotación no salarial, el valor apropiado por el capital no es una mera aportación individual, sino la concreción en ese punto, en ese ser humano, del producto social: educación, salud, cuidados familiares y sociales, redes sociales… Por tanto, ¿por qué no exigir un salario de ciudadanía, una renta básica universal, no condicionada? No se trata de elegir entre cañones y mantequilla, ni de discutir acerca del salario justo y la jornada justa. Hay que elegir entre lo que es productivo -los ciudadanos, la sociedad- y lo que no lo es: paraísos fiscales, rapiña financiera. Y la principal tarea de la sociedad es cuidar de sí misma, de las generaciones actuales y de las que las reemplazarán.

Volviendo a Vicenç Navarro: no es cuestión de si es más oportuno o eficaz el viejo sistema o lo nuevo que se propone. Porque lo viejo es ya imposible y lo nuevo, además de justo, es cuestión de supervivencia.

La entrada Qué Renta Básica: la que se desvincula del puesto de trabajo. Respuesta a Vicenç Navarro. aparece primero en Hordago.

]]>
http://hordago.org/que-renta-basica-la-que-se-desvincula-del-puesto-de-trabajo-respuesta-a-vicenc-navarro/feed/ 0
“la socialdemocracia ¡otra vez! utilizó la escalera de los movimientos sociales para llegar al poder y después nos tiró de la escalera” http://hordago.org/la-socialdemocracia-otra-vez-utilizo-la-escalera-de-los-movimientos-sociales-para-llegar-al-poder-y-despues-nos-tiro-de-la-escalera/ http://hordago.org/la-socialdemocracia-otra-vez-utilizo-la-escalera-de-los-movimientos-sociales-para-llegar-al-poder-y-despues-nos-tiro-de-la-escalera/#comments Wed, 28 Aug 2013 05:00:15 +0000 Hordago http://hordago.org/?p=4666 Entrevista a DAVID FERNANDEZ. Cien asambleas locales confederadas, 1.500 activistas con una media de treinta y tres años, ausencia de créditos bancarios, limitación de mandatos y sueldos, no duplicidad de cargos, referendos y asambleas abiertas a la ciudadanía… Con estos mimbres, la CUP ha sumado un poder municipal y autonómico en Cataluña insólito hasta ahora [...]

La entrada “la socialdemocracia ¡otra vez! utilizó la escalera de los movimientos sociales para llegar al poder y después nos tiró de la escalera” aparece primero en Hordago.

]]>
Entrevista a DAVID FERNANDEZ.

David-CUP

David Fernández, periodista y cabeza de lista de la CUP

Cien asambleas locales confederadas, 1.500 activistas con una media de treinta y tres años, ausencia de créditos bancarios, limitación de mandatos y sueldos, no duplicidad de cargos, referendos y asambleas abiertas a la ciudadanía… Con estos mimbres, la CUP ha sumado un poder municipal y autonómico en Cataluña insólito hasta ahora en el Estado para la izquierda alternativa. Sumergidos en la ola de la indignación, y tras entrar en el Parlament, sorprenden ya a menos gente. Su cabeza de lista, el activista social y periodista David Fernández (Barcelona, 1974), proviene del movimiento okupa. Escritor del libro Crónicas del 6 sobre la represión policial e impulsor de la acusación popular en el caso Palau, sufrió en sus carnes esa violencia policial en el desalojo del 15-M de Plaza Catalunya. Año y medio más tarde convive en el Parlament con quienes ordenaron cargar a los Mossos. Se ríe cuando le exigen decoro en el vestir. Por Dani Ripa (Barcelona).

En 2007, la CUP recibió 20.000 votos, en 2012, casi 130.000. ¿A qué se debe?

No se puede entender sin la convergencia del ciclo soberanista, con el de indignación y el de luchas sociales. Planteamos una enmienda general al régimen, a la partitocracia, a la cultura de la Transición. Venimos de veinte años de trabajo en 100 centros sociales autogestionados (Casals y Ateneos), donde hemos aprendido el apoyo mutuo, la democracia directa, la participación sin intermediarios y a no esperar a que el poder te dé las cosas. Nuestra centralidad está en la calle y en los municipios, no el Parlament. Desde ellos hemos impulsado referendos ciudadanos en Ayuntamientos como Sant Celoni o destapado escándalos por corrupción.

La CUP se apoya en el 15-M, pero una parte de la izquierda ve ese movimiento como amenaza…

Sí, y no les falta razón. Los trabajadores públicos fijos y la aristocracia obrera han tenido sus mecanismos políticos y sindicales, mientras el resto estábamos fuera de su lógica de representación. Somos la generación de la frustración, de los precarios, no tenemos nada que perder porque no hemos tenido nada. Nos habíamos quedado afónicos y teníamos que recuperar nuestra propia voz. La CUP son una opción de los huérfanos políticos. Hace veinte años luchábamos por la insumisión, después por el altermundismo, contra la guerra, y finalmente, con el Tripartit, la socialdemocracia ¡otra vez! utilizó la escalera de los movimientos sociales para llegar al poder y después nos tiró de la escalera. Tenemos memoria de elefante: los recortes empezaron con el tripartito de izquierdas. Es una derrota profunda de las izquierdas, que han gestionado como la derecha. Por otra parte, invertimos la lógica de representación de los movimientos sociales. La izquierda clásica decía que hacía de intermediaria, mediando en el conflicto que lleva al Parlamento. Nosotros no somos mediadores de nadie. Quien más sabe de qué van los desahucios es la PAH y de violencia de género el movimiento feminista. Tú te pones a su servicio, ni delante ni detrás, y ellos hablan en tu nombre, por ejemplo, en las Comisiones del Parlament.

La senyera y la cartera

Una parte de la izquierda dice que el debate de la ‘profesionalización’ de la política hace el juego a Cospedal. ¿Qué piensan de ello?

Lo nacional, lo social y la radicalización democrática están al mismo nivel. La partitocracia como régimen existe y una conquista de la izquierda como la retribución de los cargos públicos se ha degradado, pervertido y prostituido. Hay que limitar salarios, cargos y mandatos. Ahora hay gente de izquierdas en empresas públicas que cobran más que el presidente del Gobierno, como Dídac Pestaña, en Transportes Metropolitanos de Barcelona, 140.000 euros al año; mientras diputados de Iniciativa per Catalunya llevan veinte años.

¿Qué le parece la democracia emanada de 1978 y la Constitución?

El gatopardo que cambia todo para que nada cambie, un fraude con la lucha antifranquista y la vía en que se restructura el capitalismo. El cuento de que la Transición fue modélica no es creíble: América Latina nos saca ventaja en la lucha contra la impunidad de los crímenes de sus dictaduras. Decimos a menudo que la corrupción no es del sistema, es el sistema. 48 cargos ministeriales del PP y PSOE son miembros de Consejos de Administración de grandes empresas. Es una política de puertas giratorias, el poder político es una correa de transmisión del poder económico. Fèlix Millet, imputado en el caso Palau, decía “somos 400 y somos siempre los mismos”, en referencia a la élite económica catalana. Estamos conociendo la punta del iceberg de la corrupción y si ayer el sistema estaba al borde del abismo, hoy ha dado un paso adelante. Pero ¡ojo! vamos hacia una democracia profunda, hacia un fascismo de rostro democrático, o hacia nuevas dictaduras: de esta crisis salimos o más libres o más esclavos.

Hay una tendencia en parte del nacionalismo de culpar de los recortes a Madrid. ¿Lo comparte la CUP?

El nacionalismo conservador catalán utiliza la senyera para esconder la cartera, mientras sociólogos como Cardús defienden que la corrupción en Catalunya es consecuencia de la españolización de la política catalana. ¡Y un cuerno! CiU habla de soberanía y privatiza la sanidad, las autopistas y el agua, ¿eso no es perder estructuras de Estado? Es una permanente transferencia de renta a las élites de este país. La alta burguesía catalana, por cierto, rechaza la autodeterminación porque tiene negocios con la oligarquía española.

 

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 26, MAYO DE 2013.

 

La entrada “la socialdemocracia ¡otra vez! utilizó la escalera de los movimientos sociales para llegar al poder y después nos tiró de la escalera” aparece primero en Hordago.

]]>
http://hordago.org/la-socialdemocracia-otra-vez-utilizo-la-escalera-de-los-movimientos-sociales-para-llegar-al-poder-y-despues-nos-tiro-de-la-escalera/feed/ 0